Categorías
Sin categorizar

¿Hambre por estrés? Prueba estos trucos

Si llegaste a casa después de un día estresante en el trabajo y te vas directo al refrigerador o a la despensa, ¡no estás solo! Muchas veces las personas recurren a la comida cuando se sienten estresadas como una forma de lidiar con esta emoción incómoda. En realidad, es posible que cuando estés estresado también te sientas más hambriento. El estrés puede disminuir el apetito a corto plazo, sin embargo cuando el estrés persiste por mucho tiempo, tu cuerpo produce una hormona llamada cortisol, que puede causar que sientas hambre y te den deseos de comer alimentos altos en grasa y con alto contenido de azúcar. A continuación hay 3 prácticas sencillas que puedes probar la próxima vez que te sientas estresado, que te ayudaran a controlar el estrés:

  1. ¡Date un respiro!

A menudo, lo mejor que podemos hacer cuando estamos estresados es alejarnos de la situación. Tal vez salir de la oficina por 5 minutos y estirarse. Si estás en tu casa y te sientes abrumado por los problemas, busca un espacio tranquilo y siéntate a meditar por unos minutos. Tómate un tiempo y concéntrate en tu respiración.

  1. Sal a caminar

En el tiempo que dedicas a terminar una bolsa de papas fritas, podrías en cambio, incluir un poco de actividad física en tu rutina diaria. Si estás en tu casa, puedes dar un paseo cerca de casa, o si estás en el trabajo, date una vuelta por la oficina o sube y baja escaleras. ¿Cuál es el beneficio? ¡Producirás endorfinas para sentirse bien en poco tiempo!

  1. Busca un amigo

No guardes esos sentimientos negativos dentro de ti. Llama o reúnete con un familiar o un amigo de confianza y habla sobre lo que te provoca estrés, o comunícate con los miembros de algún grupo, clase o tu coach y comparte tus frustraciones. ¡Utiliza las ideas de cómo lidiar con el estrés!

Para cuando hayas probado una de estas estrategias, es probable que tu “hambre” haya desaparecido. Si eres de las personas sienten necesidad de comer o picar algo cuando se sienten nerviosos o estresados también podrías intentar lo siguiente:

  1. Bebe un vaso de agua: muchas veces las personas piensan que tiene hambre, cuando en realidad están deshidratadas. ¡Llena tu vaso e hidrátate!
  2. Come algo de verduras: ¿aún tiene hambre? ¡Coma una porción de verduras! ¿No suena atractivo para ti? Lo más probable es que no tengas hambre.
  3. Come algo: ¿No te sientes satisfecho? Evita masticar y masticar sin pensar en lo que estás comiendo, mejor siéntate a disfrutar de tu comida atentamente, come conscientemente ¡Toma el control! Elige una proteína magra, algunas verduras/vegetales, una grasa saludable y un grano entero que haga sentirte lleno y satisfecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *